08 marzo, 2013

Blue velvet (o casi)

Esta semana fue mi cumpleaños, y aunque no me gusta celebrarlo, sí me gusta comer tarta. Desde pequeña cada año tomábamos la misma tarta. La tarta de nueces de Bravo (la pastelería del barrio).
Este año, aunque lleve un siglo viviendo fuera de casa, es el primero que no lo paso en casa con mis padres y mi hermana. Y el primero que ha habido otra tarta que no fuera la de toda la vida.

En cuanto a sabor no ha salido nada mal, pero el color ha sido otra cosa. Yo quería una tarta de color azul Triki, y me acabó saliendo una tarta verde monstruo marino... la próxima vez, compraré  colorante en gel y no el líquido facilongo de encontrar.
Para hacer esta tarta he utilizado el bizcocho que propone Bea (de El Rincón de Bea) para una Red Velvet layer cake, sustituyendo el colorante por uno azul, y la crema (frosting) de cosecha propia. En esta casa no somos muy fanses de la mantequilla.

Si no tenéis colorante a mano o no queréis utilizarlo, no hay ningún problema en dejar el bizcocho de color bizcocho...porque va a tener exactamente el mismo sabor. Supongo que yo la hice azul porque en algún momento me poseyó Lana del Rey y sus uñicas de koala... ¡no sé!

Nosotros utilizamos un molde de silicona grande, pero podéis utilizar 2 ó 3 moldes desechables, para ahorrarros el trabajo de cortar el bizcocho.

Ingredientes:

Para el bizcocho:
125 gramos de mantequilla a temperatura ambiente
276 gramos de azúcar
2 huevos medianos
280 gramos de harina de repostería
1 cucharadita (americana) de impulsor químico (tipo Royal)
1 cucharadita (americana) de bicarbonato sódico
240 ml. de leche desnatada o semidesnatada
1 cucharadita (americana) de zumo de limón
2 cucharadas (americanas) de colorante azul EN GEL
1 cucharada (americana) de cacao puro en polvo (tipo Valor)
1 cucharadita (americana) de vinagre blanco
1 cucharadita (americana) de extracto de vainilla

Para el relleno:
500 ml. de nata para montar
500 gramos de queso de untar (tipo Philadelphia)
200 gramos de azúcar glas
Ralladura de un limón (opcional)

Preparación:

BIZCOCHO:
1. Lo primero de todo vamos a preparar la buttermilk (una especie de suero de leche). Para ello mezclamos el vaso de leche con la cucharada de zumo de limón y dejamos reposar a temperatura ambiente durante unos 15 minutos. Sí, sé que tiene mala pinta, pero así es como tiene que quedar, como una especie de yogur muy líquido o leche espesa. Reserva.
2. Tamiza la harina, la sal, el caco en polvo, el bicarbonato y el impulsor y reserva en un bol.
3. Bate la mantequilla a temperatura ambiente y el azúcar con unas varillas (mejor eléctricas) hasta que se forme una masa homogénea y haya aumentado de tamaño. Añade a la mezcla los huevos de uno en uno. No añadas el segundo hasta que esté totalmente incorporado el primero.
4. Añade a la buttermilk (la mezcla de leche y zumo de limón) el vinagre, el colorante y la esencia de vainilla y reserva.
5. Enciendo el horno para que se vaya calentando a 170º, con calor arriba y abajo.
5. Añade a la mezcla de mantequilla y azúcar los ingredientes secos en 3 veces y los líquidos en 2 veces, empezando y terminando con los secos. Es decir, 1/3 de ingredientes secos, 1/2 ingredientes húmedos, 1/3 ingredientes secos, 1/2 ingredientes húmedos, 1/3 ingredientes secos. Mezcla bien con la varilla y bate durante 2 ó 3 minutos más una vez incorporados todos los ingredientes.

6. Reparte la mezcla en el/los molde/s previamente engrasados y enharinados, y hornea durante unos 25 a 30 minutos, o hasta que al pinchar con un palillo en el centro, éste salga limpio.
Si al pincharlo, el palillo/cuchillo sale húmedo (no manchado con la mezcla liquidurria), no te preocupes, el bizcocho está listo. A nosotros se nos pasó un poquillo el punto... 
7. Deja enfriar totalmente el bizcocho. Nosotros lo dejamos de un día para otro ;)

RELLENO y MONTAJE
8. Bate la nata a punto de nieve. Para ello, utiliza preferiblemente un bol metálico y procura que la nata esté lo más fría posible. Ahora sí, lo mejor es que utilices unas varillas eléctricas.
9. En un bol aparte, mezcla el queso con el azúcar glas y la ralladura de limón y, por último, añade la nata batida poco a poco y con movimientos circulares, para que la nata no se baje demasiado.
10. Corta el bizcocho por la mitad (si has utilizado un sólo molde), rellena con la mitad de la crema y reparte el resto por la parte superior y los laterales del bizcocho.
No tengas miedo, que no hace falta mucha maña ni instrumental profesional. Con un cuchillo grande y un poco de paciencia, queda bien bonita ;)

¡Listo! Ahora sólo falta decorarlo con confeti, bolitas o estrellitas de colores como hemos hecho nosotros.
Aprovechad para probar la receta ahora que se acerca el Día del Padre, o que es el Día de la Mujer!

Ésta es LA TARTA. Y sí, esa soy yo :)

2 comentarios:

  1. Hola, soy Ana de Fooduel.com. Es un sitio en el que los usuarios califican recetas.

    Hay un ranking de las mejores recetas y un perfil con tus recetas,nota media de tus recetas y la nota media de tus votos.

    Cada receta tiene un enlace al blog que pertenece. De esta manera obtendrá tráfico a su blog

    Es fácil, rápido y divertido.

    Te invito a entrar, añadir tu blog y subir una receta con una bonita foto.

    Nos encantaría que participes con alguna receta

    Saludos

    http://www.Fooduel.com

    ResponderEliminar
  2. Felicidades por tu blog!

    Si entras en el mío www.coulisinquieto.blogspot.com.es recibirás una sorpresa...optas al premio BEST BLOG

    Saludos!

    ResponderEliminar